Este fin de semana nos hemos escapado a la isla de San Simón. Está situada en el municipio de Redondela, presidiendo la ensenada de San Simón, en la Ría de Vigo.

Cuenta la leyenda que Julio Verne estuvo en esta isla y que allí se inspiró para que los buzos del capitán Nemo descendieran en búsqueda de los tesoros del puente de Rande para conseguir ganar la batalla por la libertad de los pueblos del mundo.

En 1999 las islas de San Simón y San Antón fueron declaradas Bien de interés cultural y ese mismo año comenzó la reconstrucción tratando de alcanzar una armonía entre la naturaleza (rescatando los jardines) y la remodelación de los edificios ya existentes sin deteriorar el entorno.

Historicamente estuvo ocupada por los templarios en los siglos XII y XIII hasta que la excomunión y disolución de esta orden dejó a la isla en manos de la Corona de Aragón que la dona el Obispado de Tui en el año 1370. En los últimos siglos de la edad media se realizan numerosas romerías en la isla, y en este contexto se enmarca la conocida canción del trovador Mendinho ambientada en la isla de San Simón. Hoy un busto de este autor lo recuerda, así como a los otros dos grandes trovadores medievales de la ría: Jhoan de Cangas y Martin Codax.

La edad moderna en la isla de San Simón comienza con una batalla en el contexto de las revueltas irmandiñas, que se salda con la herida de gravedad de don Fernando Andrade representante de Soutomaior. En los años posteriores se combinará la ocupación religiosa de la isla con períodos de abandono y asaltos y saqueos de los piratas británicos comandados por Sir Francis Drake.

En 1702 tiene lugar la batalla de Rande (una de las más importantes batallas libradas en Galicia), que enfrentó a las tropas anglo-holandesas con una coalición francesa-española, de las que resultaron vencedoras las primeras. Después de la batalla saquean la costa y se incendia el monasterio de San Simón, que tras una reconstrucción vuelve a ser destruido y, finalmente abandonado en el año 1719, tras otro ataque inglés.

Tras un siglo de abandono, la lejanía del Lazareto de Mahón para atender las enfermedades contagiosas, provoca que se instalara en la isla el Lazareto de San Simón, por el que tenían que pasar los navegantes procedentes de otros países europeos. La isla pasa a ser propiedad del ministerio de sanidad y el lazareto se inaugura en 1841.

Estas obras configuraron la imagen actual de las islas y de esta fecha data el puente que une San Simón y San Antón y la muralla exterior. El lazareto resultó fundamental en la evolución de la ría de Vigo, porque los barcos tenían que llegar a él, lo que propicio la expansión del puerto y la ciudad de Vigo.

Años después pasó a ser una prisión militar. Durante la guerra y posguerra franquista la isla fue usada como campo de concentración y exterminio en el que murieron asesinados miles de presos políticos contrarios al régimen de Franco.

La antigua leprosería quedó relegada a albergar a los militares que viajaban a la isla, así como al personal complementario (administrativos, intendencia o enfermería). Se construyeron torres de vigilancia y se mejoraron los muros y los accesos. Las condiciones a las que estaban sometidos los presos eran inhumanas y crueles, las condiciones sanitarias eran deficientes y el amontonamiento de presos era considerable. Estaban distribuidos en diferentes pabellones a lo largo de la isla, y a menudo se producían fusilamientos masivos. Se cree que cientos de personas murieron allí. La isla era considerada uno de los centros penitenciarios más temibles.

Durante la pos-guerra fue una colonia penitenciaria y se mantuvo en funcionamiento hasta 1943. Al dejar de funcionar como cárcel, sufre un abandono paulatino, sólo interrumpido por los miembros de la guardia personal de Franco en periodos estivales que pasaban allí sus vacaciones.

El 22 de agosto de 1950 sucedió un trágico incidente. Unos cincuenta pasajeros de la Guardia de Franco volvían de la isla en una embarcación, “A Monchiña”, cuando las malas condiciones del tiempo y las corrientes habituales de la zona hicieron naufragar a la embarcación. Casi ninguno de los pasajeros sabía nadar, y cuarenta y tres tripulantes perdieron la vida. En la isla de San Norberto, en la cara sur del archipiélago se construyó un pequeño crucero en honor de los fallecidos.

La isla fue clausurada tras la tragedia, y se reabrió para ser empleada como Hogar Méndez Núñez para la Formación de huérfanos de Marineros, entre 1955 e 1963.

En la actualidad las Islas de San Simón y San Antón fueron remodeladas y convertidas de la mano de César Portela en centro de recuperación de la memoria histórica, rehabilitadas como un espacio protegido, con una completa regeneración de los jardines y de las especies arbóreas. También fue redirigida con una función cultural, por ello cuenta con auditorio, biblioteca, escuela del mar, hotel, y restaurante.

Como isla que es, solo se puede acceder por barco y su visita está restringida. Para poder visitarla podéis ver los viajes organizados en esta página.

La mayoría de ellos son gratuitos e incluso en verano se organizan excursiones totalmente gratuitas, en las que podremos ver toda la isla con guía incluido, y conocer la historia de este lugar.

Para reservar las plazas podréis hacerlo entrando en esta página o por medio del correo electrónico visitas@fundacionilladesansimon.org

Os podemos asegurar que es algo mágico que no os deberíais perder.

Mientras, os dejamos algunas fotos.

  • imagen_puente
  • ssimon-ollo-2
  • ssimon-ollo-3
  • ssimon-ollo-4
  • ssimon-ollo-5
  • capitan-nemo-ssimon-ollo
  • ssimon-ollo
  • PORTADA-SSIMON-OLLO

Comments to "San Simón"

  1. Alfredo L. Zamora

    julio 3, 2012

    Enhorabuena por el post, interesantísimo! Si las paredes hablaran no pararíamos de escuchar en años. Una visita indispensable que espero poder hacer la próxima vez que vaya a Galicia. 🙂

    • Administrador

      julio 3, 2012

      Muchas gracias, Alfredo.
      Un placer que no deberías perderte!

Would you like to share your thoughts?

Aviso legal · Política de cookies
®‎ Ollo de pez, Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información o para saber cómo cambiar la configuración de su navegador puede ver nuestra Política de Cookies. CERRAR